La Anemia y su Origen Emocional

La persona con anemia tiene conflictos emocionales relacionados con falta de alegri?a de vivir, miedo desvalorización, con el sentimiento de no valer lo suficiente.

Esta desvalorización la lleva a ser excesivamente dependiente de la opinión y valoración de los demás, considerándose muchas veces poco digna de vivir o desarrollarse.
También debe vigilar con mucha atención los pensamientos negativos que la invaden y le impiden valorarse y otorgarse el derecho a disfrutar y vivir la vida con alegri?a.

Imagenhttps://sabervivirmejor.com/wp-content/uploads/2017/06/anemia-1-300×123.jpg” alt=”” width=”300″ height=”123″ />

La desvalorización puede ser producto de su historia de vida, de descuidos afectivos en su infancia o de relaciones actuales poco saludables. Suele entregar su poder con facilidad a otras personas más dominantes y tiende a ponerse en el lugar de la víctima. La desvitalización que se asocia a la anemia puede estar relacionada con personas tóxicas, conflictivas, dominantes o dependientes en su ambiente familiar, social o laboral, que le extraen a la persona anémica ?la energía vital?, alimentándose de ésta. Existe en ella una falta de capacidad para poner límites sanos en sus relaciones, dejándose absorber por su entorno de manera excesiva.

Consejo:

La persona anémica debe procurar reconocerse, afirmarse y valorarse para tomar conciencia de que no debe depender de la valoración, aceptación y reconocimiento de los demás. Debe trabajar sobre su propia autoestima y capacidad de poner límites saludables a su entorno. Debe aprender a no entregarse por completo olvidándose de sus propias necesidades.

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *