Saber Vivir Mejor

Revista Digital con Recursos, Notas, Tips y Consejos para una Mejor Calidad de Vida

Autoayuda, Autoconocimiento, Psicología

Cuando Ayudar a otro es Mendigar Amor

Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

El síndrome del salvador

 “Comprando amor”

 Todos sabemos que hay personas, sobre todo mujeres, que viven siempre ocupándose y preocupándose por los demás (familia, pareja,  cuestiones sociales, animales…). Personas que se embarcan en todo tipo de cruzadas y por lo que, en principio, podrían parecer admirables, pero que, vistas con ojos psicodinámicos, no lo son. Por eso las llamamos “salvadoras”. Porque se trata de  neuróticos/as afectados por una especie de “síndrome del salvador”.

 

 Lo primero que observamos en ellas es que tienden a olvidarse de sí mismas, no muestran contacto con su interior, con sus verdaderos sentimientos y necesidades. Suelen expresarse con dificultad porque ignoran lo que sienten, y también sufren una gran inseguridad inconsciente por miedo al abandono. Por eso toda su vida es una representación, son como creen que los demás esperan que sean. Este priorizar las necesidades ajenas sobre las propias, aunque aparentemente les proporciona una cierta paz y bienestar, en el fondo también les genera un gran resentimiento. Como sus exagerados sacrificios (que inconscientemente van contabilizando) nunca son lo bastante correspondidos, su rencor no disminuye.

Generic Category (Spanish)640x480

 Las personas salvadoras necesitan prestar ayuda, que a menudo nadie les pide, para crear dependencias. Son neuróticos sobreprotectores que se anticipan a los deseos de los demás, que asumen responsabilidades por ellos, etc…, buscando así  ser valorados, queridos, afirmar su ego, su narcisismo, etc. Dicho de otro modo, intentan comprar amor. Pero, a pesar de las apariencias, son personas que no dejan crecer a sus “protegidos”, porque  los necesitan frágiles y desvalidos para seguir anestesiando sus malestares íntimos con ese hiperactivo “altruismo”.

 El salvador, con su inagotable generosidad y sin saber atender sus propias carencias ni pedir ayuda para sí mismo, tiende a establecer relaciones íntimas disfuncionales con otras personas aún más débiles que ella, para “rescatarlas”. Por eso habitualmente se relacionan e incluso se emparejan con personas infantiles, adictas, atormentadas… Sin embargo, como decíamos, las saboteará inconscientemente si tales personas intentan crecer. Para el salvador es vital sentirse necesitado. No perder su rol de “imprescindible”.

 El origen del síndrome del salvador, como el de toda neurosis,  lo hallamos en la infancia. Comienza cuando algún familiar (madre, padre, hermano, etc.), por distintos motivos conscientes o inconscientes, empuja al niño a comportarse de un modo u otro como adulto, a responsabilizarse de tareas que no le corresponden, a asumir los cuidados por el bienestar físico y/o emocional de aquél, etc. El niño se ve obligado entonces a renunciar a sí mismo, a “adaptarse” a las necesidades de los demás si quiere ser aceptado, sin recibir él mismo las atenciones y amor que tanto necesita… Se convierte, en otras palabras, en una víctima de violencia invisible. Alguien a quien le han robado la infancia.

 Por eso el salvador tiene muy baja autoestima y hondos sentimientos culpa. Se siente culpable cuando no consigue “hacer feliz” al otro. Tiene miedo de ser rechazado o castigado si no hace lo que debe a los ojos de los demás (que ha convertido en los suyos propios). Y, aunque necesita muchísimo afecto y reconocimiento, como no cree merecerlos, aunque sí los encuentre le resultará muy difícil aceptarlos y disfrutarlos. Y en muchas ocasiones incluso les incomodará… El salvador es  un hambriento que no sabe comer.

 Por tanto, de nada sirve repetir a los salvadores -esos grandes enfermos de esperanza- que dejen de esforzarse en exceso por los demás. Es como insistir a los adictos que dejen de consumir sus drogas, etc. ¡Tales son precisamente las únicas formas que, al menos temporalmente, conocen para aliviar sus carencias! En psicoterapia es fundamental que el salvador llegue a descubrir que sus agotadoras y frustrantes relaciones “salvador-rescatado” no son fruto de la casualidad o la mala suerte, sino una repetición de lo que ya hizo en su infancia, cuando luchó desesperadamente por conseguir el amor de su familia tóxica mediante sacrificios que nunca le correspondieron. Sin esta comprensión profunda, y las decisiones prácticas que puedan derivarse de ella, todo lo demás no será sino un círculo sin fin de quejas y sufrimientos.

 Autora Olga Pujadas Armengol

Sitios Recomendados:

Encuentra al amor de tu vida…

 

Libros Recomendados:

20 pasos hacia adelante de Jorge Bucay

El Buen Amor en la Pareja

Mujeres que Aman Demasiado

Notas Recomendadas:

Los Probióticos ayudan a reducir la Rosácea

Alopecía, calvicie y debilidad capilar: conoce su origen emocional

El Chocolate protege tu Corazón, Piel y Cerebro

Rinitis, Asma y Alergias: cómo se curan con agua de mar

Cálculos Renales: todo lo que necesitas saber

Aceites Esenciales para el Dolor de Espalda

Problemas de Próstata y su Origen Emocional

¿Qué es el Lupus?

Síntomas de Celiaquía en la Piel

La Biodescodificación explicada por Enric Corbera

Hipnosis para Adelgazar

Problemas en los Ojos y su Origen Emocional

Problemas en el Útero y su Origen Emocional

Acidez Estomacal y Hernia de Hiato según la Biodescodificación

Cómo se Cura la Vergüenza

Cuál es tu Desafío Kármico según tu Signo

Adicciones: su Origen Emocional, Espiritual y Transgeneracional

Patología Mamaria según la Biodescodificación

Fibromialgia: su Origen Emocional Y Espiritual

Celiaquía: su origen emocional, transgeneracional y espiritual

Enfermedad de Chron: ¿qué conflicto emocional se oculta detrás? 

Autismo: su origen emocional según la Biodescodificación

Cáncer de Vejiga: origen emocional y transgeneracional

Agorafobia: su origen emocional y transgeneracional

La Rosácea y su Origen  Emocional

Eczema o Dermatitis Atópica y su Origen Emocional

Alzheimer y Demencia Senil según la Bioneuroemoción

Parkinson según la Biodecodificación

Narcisismo y Vampirismo Emocional

Rehabilitarse luego de una relación tóxica

Cómo Reconocer y Evitar a un Psicópata

Conflicto con el Dinero y su Origen Transgeneracional

Pánico y Ansiedad según la Bioneuroemoción

Aneurisma según la Biodecodificación

Insomnio: su origen Emocional Ancestral y Espiritual

Enfermedades del Hígado y su Origen Emocional

Tartamudez: ¿Cuáles son sus causas emocionales?

Artritis y Artrosis: sus causas emocionales

La Dieta Alcalina que Previene y Cura el Cáncer

El Efecto Placebo: despertador de nuestro Sanador Interior

Problemas Coronarios:¿qué emociones estoy bloqueando?

Colesterol Alto: ¿Cuál es la emoción que se esconde detrás?

 Ataques de Pánico: Causas, Síntomas y Tratamiento

El Asma y su conflicto emocional oculto según la Bioneuroemoción

Hernia de Disco: su conflicto emocional oculto según la Biodecodificación

Lupus Eritematoso: conflicto emocional y Biodecodificación

Manos y Uñas: sus problemas y significado según la Biodecodificación

Rinitis: ¿cuál es el conflicto emocional detrás?

Ansiedad y Pánico según la Biodecodificación

El Bruxismo desde la perspectiva de la Bioneuroemoción

Las Migrañas y su conflicto emocional según la Biodecodificación

Problemas de Cervicales y su conflicto emocional

Endometriosis: su conflicto emocional oculto según la Biodecodificación

La Gastritis y su conflicto emocional según la Biodecodificación

27 Señales de que tienes el Don de Curar a los demás

Dime cómo fue tu parto y te diré cómo eres

La Clave para Sanarse: desenterrar la emoción oculta

Cuál es el sentimiento que se esconde detrás del sobrepeso

Problemas de Piel: ¿cómo regulo mi contacto con el mundo?

Tus problemas digestivos y su mensaje emocional

Vitiligo: descubrir su origen emocional ancestral

Las Alergias según la Biodecodificación

22 Señales de que eres una Persona Altamente Sensible

Ciática: su conflicto emocional según la Biodecodificación

El conflicto detrás de lo problemas de Tiroides según la Biodecodificación

Cuál es el conflicto detrás de la Infertilidad según la Biodecodificación

¿Qué oculta tu desorden?

Depresión: Culpa y Miedo a la Vida

Diabetes: negarse a la dulzura de la vida según la Biodecodificación

Turismo Místico: Lugares Energéticos del Mundo

Símbolos Reiki para la Sanación

Del Enojo que Destruye al Enojo que Resuelve

¿Eres una Persona Hiperempática?

10 Señales de que es tiempo de dejar ir…

¿Por qué cuando quiero adelgazar me saboteo?

Síntomas de Infarto: tu cuerpo te avisa un mesa antes

Proyecto Sentido según Enric Corbera

Si te gustó la nota compártela y dale “me gusta” a nuestra página de facebook!

Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

5 Comments

  1. Florcita

    Me he sentido muy identificada y a la vez algo ofendida, ya que trata de “neuróticos”, ” gtandes enfermos de la esperanza”, son términos que resultan ofensivos para una persona quevreciénbee está enterando de lo que le sucede. Y súmele usted la causa subyacente: un trauma creado en la niñez, en inocencia infantil por personas a las wue amamos. Buenas explicaciones, malos términos.

  2. Romina

    Yo también, hubiera utilizado otras palabras. Además uno aprende lo que le pasa, aprende a ponerse en primer lugar, aprende a valorarse con el tiempo y no por ello dejar de ayudar a los demas. Ser altruista no es ser neurotico. Sino no existirian personas que se dedicaran a ayudar a otras. Y ayudar como drogadependencia? me parece excesiva la comparación.

  3. Eger

    tiene mucho sentido, muchas gracias

  4. Idali Collazos

    Exelente totalmente de acuerdo , cuando uno es capaz de verlo sin ideas preconcebidas, es totalmente liberador, me encantó el artículo.

Leave a Reply

Theme by Anders Norén