Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

Es muy importante comprender que somos organismos mucho más complejos de lo que hoy creemos. Nuestro cerebro –una de las realizaciones más delicadas de la evolución material- generalmente opera muy por debajo de sus posibilidades. En nuestro estado de conciencia habitual no nos damos cuenta que estamos identificados con un aspecto muy pequeño de nuestro ser. Por esta razón la psicología moderna tiene muchas dificultades para  comprender la dinámica profunda de la psiquis. En sus corrientes principales aún no acepta la existencia de distintos estados de conciencia y la importancia de su florecimiento natural. En su estado actual la mente humana vive en un estado de ensoñación; estamos habituados a movemos en un nivel de muy baja energía en el que no queremos interrogarnos acerca del conjunto de ilusiones que hemos creado. Cada uno de nosotros siente de un modo casi irrefutable que posee una existencia absolutamente independiente de los demás. No nos experimentamos como seres intrínsicamente vinculares sino como entidades autónomas que se relacionan externamente entre sí. Cada ser humano se siente el centro de un universo particular y utiliza toda su energía para que el mundo tome la forma que “yo necesito”. Realizamos tremendos esfuerzos para que la realidad satisfaga las necesidades con las que nos hemos identificado.

Esto es evidente en el dictador que invierte gigantescos caudales de energía en someter a toda una sociedad a los objetivos de su mente. Ha identificado sus objetivos personales  con los de dios, el pueblo o la humanidad y esas racionalizaciones alimentan su determinación. Ese centro del universo se siente más potente que los demás y quiere lograr lo que se ha propuesto a toda costa. Pero el niño que enloquece a una familia entera para obtener la golosina que apetece no es distinto al dictador. Ha desarrollado eficaces estrategias de control a fin de lograr sus deseos y las lleva a cabo. Todos hacemos esto; cada “centro del universo” puja por sus supuestos derechos mediante las estrategias que supo desarrollar. El yo es un dictador; más o menos astuto, más o menos caprichoso, violento o benévolo.

Hemos creado un mundo centrado en nosotros y estamos convencidos que tenemos el derecho absoluto a que sobreviva y se expanda. Es obvio que  tarde o temprano estos mundos autocentrados entrarán en colisión desatando el abierto choque de voluntades o el oscuro juego de las manipulaciones; los egos supuestamente más maduros han aprendido a negociar en la intrincadísima coreografía de la respetabilidad social. Pero el conflicto es inevitable, así como la insatisfacción; surgen de la lógica misma del yo: el centro solo puede dominar, manipular  o negociar. Las ideologías procuran modular estos conflictos de distinta manera; y las religiones han intentado persuadir al yo para que ceda en esta vida a cambio del paraíso en la otra. Pero los ideales morales tarde o temprano revelan sus negaciones, racionalizaciones, represiones, hipocresías o escapismos. La realidad subyacente al ideal se manifestará con aún más sufrimiento y desilusión. El yo es un estado de la mente que no puede dejar de ser egoísta; es su naturaleza.  

Nos resistimos tozudamente a aceptar que somos vínculo. Que no tenemos una existencia previa a las relaciones que nos constelan. Somos relaciones en movimiento. Nacemos del misterioso entramado  de nuestras familias; somos arrastrados por las inconscientes corrientes colectivas del deseo; nuestra mente no va más allá del campo trazado por los sistemas de creencias y  los lenguajes; somos producto del torrente genético, de la prodigiosa evolución de las especies. Y por detrás de estos asombrosos entramados, las estrellas y los planetas ordenan irrevocablemente nuestras vidas con sus inmensos e incomprensibles movimientos Y sabiendo todo esto aún pretendemos ser entidades absolutamente independientes. ¿Existen otros niveles de conciencia cuya expresión no sea el egoísmo?  ¿Puede manifestarse en nosotros la maravillosa inteligencia vincular que está en nuestro origen? ¿Es posible que tan solo seamos vehículos de relaciones infinitas, en un movimiento que no tiene fin? En esta columna insistimos que estas preguntas han dejado de ser metafísicas, “espirituales” o propias de algunos pocos individuos.

Vivimos un tiempo que nos exigirá cambiar radicalmente nuestro enfoque de la realidad.   Nuestros dramas y conflictos personales no se pueden resolver; solo se pueden disolver en una percepción diferente de la realidad. Surgen de las ilusiones y  creencias nacidas en la inmadurez de la mente humana a lo largo de los siglos; una mente muy pequeña que construyó un mezquino y cruel laberinto. Pero cada vez que un corazón encuentra el espacio  en el que se disuelven las ilusiones, una construcción colectiva se desmorona y una nueva energía comienza a circular. Una energía que no se origina en el hombre pero que necesita de nosotros para ser expresada.

Autor Eugenio Carutti, Inteligencia Vincular

Notas Recomendadas:

La Biodescodificación explicada por Enric Corbera

Hipnosis para Adelgazar

Problemas en los Ojos y su Origen Emocional

Problemas en el Útero y su Origen Emocional

Acidez Estomacal y Hernia de Hiato según la Biodescodificación

Cómo se Cura la Vergüenza

Cuál es tu Desafío Kármico según tu Signo

Adicciones: su Origen Emocional, Espiritual y Transgeneracional

Patología Mamaria según la Biodescodificación

Fibromialgia: su Origen Emocional Y Espiritual

Celiaquía: su origen emocional, transgeneracional y espiritual

Enfermedad de Chron: ¿qué conflicto emocional se oculta detrás? 

Autismo: su origen emocional según la Biodescodificación

Cáncer de Vejiga: origen emocional y transgeneracional

Agorafobia: su origen emocional y transgeneracional

La Rosácea y su Origen  Emocional

Eczema o Dermatitis Atópica y su Origen Emocional

Alzheimer y Demencia Senil según la Bioneuroemoción

Parkinson según la Biodecodificación

Narcisismo y Vampirismo Emocional

Rehabilitarse luego de una relación tóxica

Cómo Reconocer y Evitar a un Psicópata

Conflicto con el Dinero y su Origen Transgeneracional

Pánico y Ansiedad según la Bioneuroemoción

Aneurisma según la Biodecodificación

Insomnio: su origen Emocional Ancestral y Espiritual

Enfermedades del Hígado y su Origen Emocional

Tartamudez: ¿Cuáles son sus causas emocionales?

Artritis y Artrosis: sus causas emocionales

La Dieta Alcalina que Previene y Cura el Cáncer

El Efecto Placebo: despertador de nuestro Sanador Interior

Problemas Coronarios:¿qué emociones estoy bloqueando?

Colesterol Alto: ¿Cuál es la emoción que se esconde detrás?

 Ataques de Pánico: Causas, Síntomas y Tratamiento

El Asma y su conflicto emocional oculto según la Bioneuroemoción

Hernia de Disco: su conflicto emocional oculto según la Biodecodificación

Lupus Eritematoso: conflicto emocional y Biodecodificación

Manos y Uñas: sus problemas y significado según la Biodecodificación

Rinitis: ¿cuál es el conflicto emocional detrás?

Ansiedad y Pánico según la Biodecodificación

El Bruxismo desde la perspectiva de la Bioneuroemoción

Las Migrañas y su conflicto emocional según la Biodecodificación

Problemas de Cervicales y su conflicto emocional

Endometriosis: su conflicto emocional oculto según la Biodecodificación

La Gastritis y su conflicto emocional según la Biodecodificación

27 Señales de que tienes el Don de Curar a los demás

Dime cómo fue tu parto y te diré cómo eres

La Clave para Sanarse: desenterrar la emoción oculta

Cuál es el sentimiento que se esconde detrás del sobrepeso

Problemas de Piel: ¿cómo regulo mi contacto con el mundo?

Tus problemas digestivos y su mensaje emocional

Vitiligo: descubrir su origen emocional ancestral

Las Alergias según la Biodecodificación

22 Señales de que eres una Persona Altamente Sensible

Ciática: su conflicto emocional según la Biodecodificación

El conflicto detrás de lo problemas de Tiroides según la Biodecodificación

Cuál es el conflicto detrás de la Infertilidad según la Biodecodificación

¿Qué oculta tu desorden?

Depresión: Culpa y Miedo a la Vida

Diabetes: negarse a la dulzura de la vida según la Biodecodificación

Turismo Místico: Lugares Energéticos del Mundo

Símbolos Reiki para la Sanación

Del Enojo que Destruye al Enojo que Resuelve

¿Eres una Persona Hiperempática?

10 Señales de que es tiempo de dejar ir…

¿Por qué cuando quiero adelgazar me saboteo?

Síntomas de Infarto: tu cuerpo te avisa un mesa antes

Proyecto Sentido según Enric Corbera

Si te gustó la nota compártela y dale “me gusta” a nuestra página de facebook!

Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM