Saber Vivir Mejor

Revista Digital con Recursos, Notas, Tips y Consejos para una Mejor Calidad de Vida

Autoayuda, Biodescodificación, Bioneuroemoción, Psicología, Salud

La Gastritis y su Conflicto Emocional, según la Biodecodificación

Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

La gastritis es un trastorno que altera el normal funcionamiento del sistema digestivo por la inflamación e irritación de la mucosa que cubre el estómago. En ocasiones, la gastritis es asintómatica; pero habitualmente se presenta acompañada de una serie de signos evidentes como ardor, acidez y dolor estomacal, náuseas, mareos, vómitos y reflujo estomacal. También son característicos de la gastritis el dolor en la parte superior del vientre o el abdomen, la indigestión y la pérdida del apetito.

Gastritis: conflictos emocionales de contrariedad, rechazo y asco

Tradicionalmente, se ha considerado que gastritis está provocada por malos hábitos alimenticios y por la toma de medicamentos tan habituales como ácido acetilsalicílico o ibuprofeno. El tabaco, el alcohol y las bebidas gaseosas que contienen fosfatos y ácido fosfórico también provocan irritación estomacal que puede derivar en gastritis. La gastritis también es habitual cuando se produce infección estomacal por la presencia de la bacteria helicobacter pylori. La medicina también considera otros factores detonantes de la gastritis, como el estrés extremo y continuado al que puede estar sometida una persona. También los trastornos del sistema inmunitario hacen a la persona más propensa a sufrir esta enfermedad.

INCERTIDUMBRE, INCOMPRENSIÓN, RECHAZO…

Se distinguen varios tipos de gastritis según la gravedad y la duración…

Gastritis aguda:  Suele ser infecciosas. Normalmente está asociadas a la presencia de la bacteria helicobacter pylori. Este tipo de gastritis se presenta con un fuerte y repentino dolor epigástrico, a veces acompañado de náuseas y vómitos.

Gastritis crónica: Cuando la gastritis es consideraba médicamente crónica es porque la inflamación del revestimiento del estómago se prolonga por períodos no inferiores a un mes, pudiendo llegar incluso a un año. Pueden ser autoinmunitarias. Suelen afectar al cuerpo y el fondo del estómago.

Gastritis atrófica.:Una gastritis crónica no tratada de forma adecuada puede derivar en un tipo más grave de gastritis, la  atrófica. Si esta evolución tiene lugar, con la aparición de la gastritis atrófica puede observarse la desaparición parcial de los pliegues de la mucosa estomacal e incluso la pérdida total o parcial de la propia mucosa que recubre el estómago.

Gastritis erosiva: El paso siguiente en el agravamiento de esta enfermedad es la gastritis erosiva, si bien en esta fase de evolución es más apropiado hablar de úlcera estomacal porque las erosiones han dejado de ser superficiales y han penetrado en la capa muscular.

La Biodecodificación de cualquier problema o malestar relacionado con el estómago o con el aparato digestivo manifiesta la existencia de conflictos emocionales inconscientes porque nos vemos obligados a convivir con personas o situaciones cuyo contacto o cercanía nos resultan impuestos; circunstancias que debemos soportar o “digerir” contra nuestra voluntad y que acabamos acatando como imposición. La persona muestra su incapacidad o rechazo a asimilar o aceptar situaciones y novedades que no son de su agrado. En el fondo, hay temor y rechazo a lo novedoso, falta de aceptación. Ese rechazo puede llegar a generar angustia y miedo.

La persona que sufre problemas estomacales, como en el caso a gastritis, está somatizando esa información procedente de su inconsciente. La información que recibimos de nuestro inconsciente cuando surgen problemas estomacales o digestivos siempre está referida a la existencia de conflictos emocionales o contrariedades que no han podido ser digeridas o asimiladas. Suele tratarse de conflictos familiares porque es precisamente en ese marco en el que nos podemos ver expuestos a contrariedades de las que nos resulta más complicado desmarcarnos o alejarnos, ya sea física o emocionalmente. Situaciones con las que la persona se ve obligada a convivir. La gastritis también supone, por tanto, un conflicto de rechazo ya sea de la situación en la que la persona se siente atrapada o de algo que otros le imponen. La gastritis que va acompañada de mareos denota precisamente que la persona siente miedo; pero, sobre todo, que sufre porque siente que no tiene el control de la situación impuesta y no encuentra la manera de liberarse de la misma.

La gastritis también supone un conflicto de rechazo ya sea de la situación en la que la persona se siente atrapada o de algo que otros le imponen.

Cuando una persona padece gastritis con nauseas es porque su biología está manifestando no sólo rechazo sino también asco respecto a la situación o persona detonantes, sensación de asco que se ve acentuada por no encontrar el modo de desvincularse, de alejarse. No siempre  son acontecimientos reales; puede tratarse sólo de actitudes de rechazo o asco hacia ideas, experiencias o propuestas. En cualquier caso, lo importante para comprender la aparición de la gastritis es que la persona siente una amenaza, considera que no tiene el control sobre algo y reacciona rechazándolo, aunque sólo sea algo probable y futuro que está elaborando, visualizando o descontando mentalmente. Si así fuera, debemos tener presente que nuestro inconsciente no distingue entre real e imaginario y que, por tanto, la reacción biológica será exactamente la misma.

La contrariedad familiar que habitualmente desencadena la gastritis puede desvelar que la persona, en el fondo, anhela un mayor reconocimiento por parte del clan familiar. Quizá necesite más apoyo, soporte, comprensión y amor por parte de los suyos. Cuando está presente este matiz de esperar más apoyo y amor en la familia, la gastritis se presentará seguramente acompañada de ardor o acidez estomacal.

La persona, en el fondo, anhela un mayor reconocimiento…

La  persona que sufre de gastritis reacciona de forma negativa frente a la realidad, ya sean personas, acontecimientos o ante lo que presupone que acabará convirtiéndose en real. Actitud negativa de rechazo amparada, unas veces, en experiencias anteriores que han quedado instaladas en su memoria y, otras, en sensaciones de asco respecto a algo o a alguien cuya proximidad disgusta. Momentos y experiencias en las que no se consigue asimilar los hechos ni las emociones asociadas los mismos. Falta de actitud o aptitud para aceptar e integrar las nuevas experiencias de la vida. Porque la gastritis también evidencia intolerancia por parte de quien la sufre; personas probablemente muy apegadas a sus hábitos y rutinas, reacias a considerar cambios y alternativas.

Las personas con gastritis o propensas a sufrir este mal deben analizar detenidamente qué personas o acontecimientos de su vida les causan disgusto o rechazo. Deben comprender no sólo esas circunstancias sino también que en la aceptación y en el amor reside la llave maestra de su curación. Al fin y al cabo, reaccionamos en la vida según nuestros mitos y creencias. Tomar conciencia de ello nos permitirá comprender que las circunstancias y las personas que nos rodean probablemente seguirán siendo las mismas independientemente de cuál sea nuestra actitud y que la aceptación depende de nosotros. Alimentar los pensamientos y las creencias de rechazo no modificará las cosas y, sin embargo, sí dejará secuelas en nuestra salud. La tolerancia y la aceptación permiten vivir, “digerir” y sentir las cosas de manera muy distinta.

La persona propensa a sufrir gastritis debe tomar conciencia de sus posibles conflictos familiares para poder reconocer su actitud de rechazo o intolerancia. Si lo hace, será capaz de extraer la conclusión de qué es lo que realmente le crispa. Debe, asimismo, observar y vigilar esos pensamientos negativos que seguramente le impiden otorgarse el derecho a aceptar e integrar las experiencias y circunstancias de la vida.

En terapia, la Biodecodificación de la gastritis requiere no sólo tomar en cuenta el sentido biológico de esta enfermedad sino también la información que proporcione la propia persona para encontrar el conflicto emocional oculto. No obstante, también se presta especial atención al Proyecto Sentido y al estudio del Transgeneracional  que proporcionan información muy valiosa sobre las memorias inconscientes que la persona ha recibido y que le predisponen a reaccionar y actuar de determinada manera ante su entorno. El objetivo último es comprender el origen y la naturaleza del conflicto que se expresa en forma de gastritis y hacer consciente el conflicto inconsciente para que la toma de conciencia permita iniciar el camino hacia una curación efectiva y definitiva.

Autor: Jesús Casla

Libros Recomendados:

BIODESCODIFICACION, EL CODIGO SECRETO DEL SINTOMA de Enric Corbera

Notas Recomendadas:

27 Señales de que tienes el Don de Curar a los demás

Dime cómo fue tu parto y te diré cómo eres

La Clave para Sanarse: desenterrar la emoción oculta

Cuál es el sentimiento que se esconde detrás del sobrepeso

Problemas de Piel: ¿cómo regulo mi contacto con el mundo?

Tus problemas digestivos y su mensaje emocional

Vitiligo: descubrir su origen emocional ancestral

Las Alergias según la Biodecodificación

22 Señales de que eres una Persona Altamente Sensible

10 Señales de que es tiempo de dejar ir

Si te gustó la nota compártela y dale “me gusta” a nuestra página de facebook!

Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

1 Comment

  1. Delia alin

    Hola bethina excelente articulo me gusto mucho ?

Leave a Reply

Theme by Anders Norén