Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM
 
El Proyecto sentido es una oportunidad de sanar unos errores de los padres desde la fecundación hasta los tres años de vida, de no somatizarse en lo físico, no tendrían fin. El hijo muestra la sombra de lo no resuelto por sus padres y  sus ancestros, lo hace a través de los síntomas físicos y emocionales que pueden ser catalogados como enfermedad o alteraciones de conductas.
Cuando se trabaja con el Proyecto sentido, ocurre algo mágico: cuando la madre toma conciencia de todo el problema, el niño presenta una mejoría prácticamente instantánea. Las cosas se resuelven solas, porque nuestro inconsciente lucha por salir y expresarse, y cuando lo hace, desconecta los programas. Nuestro inconsciente quiere emplear toda la energía para vivir, y no para expresar el resentir lo “no resuelto” y “lo no dicho”.
El proyecto sentido es múltiple, y en sus facetas se encuentran muchos de los programas que luego revivimos cuando somos adultos, por una fuerza del inconsciente que está relacionada con la fidelidad familiar. Romper ese lazo o bloqueo se hace imprescindible para poder vivir nuestro proyecto de vida libremente y sin condicionamiento.
Entre los acontecimientos relacionados con el proyecto sentido destacan:
Fecundación: Posterior a un aborto o perdida, durante un duelo, en una reconciliación, un accidente, para unir a mis padres, producto de una aventura, una violación, por prostitución, fecundación no deseada, rechazada por abuelos, inseminación artificial, bebé probeta, vientre alquilado…
Embarazo: Cuando se enteró de mi presencia en su útero sintió angustia, tristezas, soledades, rabia, temor o deseos de abortarme, amenaza de aborto, tristeza de mamá por muerte de un familiar cercano, rechazada; culpa, rencor de mamá contra mi padre porque lo culpo de mí embarazo, miedo a ser buena madre, abandonadas por mi padre, conflictos entre mi padre y madre durante mi embarazo, maltratos a mamá, escondió mi embarazo, disgusto de mis abuelos, mamá fue corrida por mis abuelos, tuvieron que casarse obligados por mí embarazo, miedo de mi madre de esta responsabilidad nueva que me esperan con este nuevo hijo que va a nacer, hiperémesis. Diabetes de embarazo, preclampsia, eclampsia…
Nacimiento: Parto prematuro, parto tardío, parto provocado o inducido, fórceps, cordón umbilical alrededor de mi cuello, miedo de mamá a parirme, tristeza o rabia de mamá por estar sola, nací bajo anestesia de mi madre, nací por cesaría, nací de nalga o de pié, tuve sufrimiento fetal, parto forzado, hice sufrir mucho a mi madre durante mi nacimiento, mamá casi se muere en mi nacimiento, no deseado mi sexo, rechazo de mamá, rechazo de papá, abandonada…
Los primeros tres años: Colocado en incubadora, no me amamanto mamá, me abandono al nacer, depresión materna, regalada al nacer, padre o madre ausente, no se ocupó de mi atención, me dejo con mis abuelos u otros adultos, poco afectivo/a, prefería más a mis hermano que a mí, me hacía sentir no querido por él o ella, me rechazaba, me criticaba mucho, no me daba cariño, me celaba de papá o de mamá, me sobreprotegió, se separaron, me asfixiaba, me ignoraba, no me dejaba jugar, era injusto/a conmigo, fuy maltratado, me obligaba a hacer lo que yo no quería, me manoseo mis partes íntimas, abuso de mí, infiel, me traiciono, peleaba mucho, le pegó a mi mamá, amenazo a mama con armas, alcoholico/a, drogadicto/a, ladrón, preso….

¿Como liberarnos?

 
1. Síntoma físico, psicológico, conductual o enfermedad. ¿Desde cuándo, primera vez?. Para ubicar el momento en que fue desencadenado. 
2. Situación vivida. Ubicarse en el momento que inicio su síntoma o dolencia. Revivir donde está, con quienes está, que hace, ¿Cuál es la situación?, ¿Qué pasa con..?. 
3. Pensamiento. En casos de pensamientos negativos: 
  • Tristeza o temor a la soledad, relacionado con las creencias centrales con respecto a sí mismo “estoy desamparado”, “van a abandonarme”, “estoy indefenso”, “me siento solo”, “me quedaré solo”, “no valgo la pena”, “soy diferente”, “no soy normal”, “no me amarán” y “no me desean”, “no soy atractivo”, “no se ocupan de mi”.
(Esto también podemos proyectarlo sobre las personas y al mundo, “quien me quiere me abandona”, “no es posible confiar en los demás”)
  •   Rabia o temor a ser rechazado, asociado con las creencias centrales con respecto a sí mismo “van a rechazarme”, “soy inadecuado”, “no soy bueno”, “soy malo”, “no soy querible”, “no me comprenden”, “no agrado a nadie”, “nadie me comprende”, “nadie me quiere”, “todos me rechazan”, “el mundo es un lugar podrido”. 
  •  Inseguridad o temor a fracasar, asociado con las creencias con respecto a sí mismo por inmadurez y falta de confianza: “Soy un fracaso”, “no puedo”, “no sé”, “soy inútil” “no soy bueno”, “soy vulnerable”, “soy incompetente”, “soy débil”, “soy incapaz”, “estoy atrapado”, “estoy indefenso” y “soy dependiente”, “no se ocupan de mí”, “no me respetan”, “soy inferior a los demás”. 
Con respecto a las creencias que se proyectan sobre las personas y al mundo:
  •  “La gente va a herirme” y “me quieren dañar”, “el mundo es amenazante”, “quiero que me ayuden”, “no confían en mi”. 
4. Sentimientos displacenteros. Soy infeliz, culpable, desgraciado, temeroso, inservible, irresponsable, rechazado, no comprendido, abandonado, desamparado, entre otros. 
5. Revivir la emoción sentida. Temor, miedo, inseguridad, confianza, seguridad, tristeza, soledad, alegría, rabia, ira, amor. Incremente la emoción displacentera. ¿Cuál es la necesidad biológica insatisfecha? 
6. Reviva la sensación física o síntoma. Toque con su mano el lugar de su cuerpo donde siente esa emoción displacentera identificada. ¿Qué siente en ese lugar?: dolor, hincada, corrientoso, opresión, me aprieta, ardor, quemazón, retuerce, palpitación, ahogo, no puedo respirar, se desvanece, sin fuerza, etc. 
7. Resentir. ¿Qué te provoca decir y callas?, ¿Qué te provoca hacer y reprimes? ¿Para qué vives esa experiencia?, ¿cuantas veces la has repetido? 
8. Comprender la experiencia vivida, en el momento que ocurrió y en el presente. 
9. Liberación. Mediante: Hacer el duelo, regresión consciente con perdón y corte energético, flores, carta o perdón escrito y quema para esterilizar la mente del pasado o resentir. De ser necesario. TERAPIA DEL ESPEJO 
10. Reprogramar,
  • repotenciar al participante con la toma de consciencia. 
  •  Empoderándolo de los beneficios logrados al vivir esa situación que descodifica. 
  • Tomar consciencia de sus principios, fortalezas y talentos. 
  • Toma de consciencia de para que experimento la descodificación, que se compromete a hacer por su bienestar y felicidad.

Libros Recomendados:

BIODESCODIFICACION, EL CODIGO SECRETO DEL SINTOMA de Enric Corbera

Notas Recomendadas:

Dime cómo fue tu parto y te diré cómo eres

La Clave para sanarse: desenterrar la emoción oculta

Problemas de Piel: ¿cómo regulo mi contacto con el mundo?

Tus problemas digestivos y su mensaje emocional

Vitiligo: descubrir su origen emocional ancestral

Cuál es el sentimiento que se esconde detrás del sobrepeso

Cómo saber si soy “el doble” de un ancestro

Del enojo que destruye al enojo que resuelve

Usar el miedo como nuestro aliado

Depresión: culpa y miedo a la vida

Si te gustó la nota compártela y dale “me gusta” a nuestra página de facebook!

Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM