Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

La Alta Sensibilidad es un rasgo. Ser Altamente Sensible es algo que eres, no es algo que tienes. No es un trastorno, no es una patología. Dos de cada diez personas son considerablemente más sensibles que las otras ocho. Ser altamente sensible significa, entre otras cosas, que la capacidad de disfrutar y de emocionarse de estas personas es mucho mayor que la de la gran mayoría de la gente. También hace que esas personas tengan especial sensibilidad hacia los pequeños detalles. Las PAS también suelen ser personas empáticas, con gran capacidad de escucha. Estas serían algunas de las ventajas de la elevada sensibilidad.

Estas 22 Señales indican que eres una Persona Altamente Sensible:
  1. Me afecta el comportamiento de los demás.
  2. Tengo la sensación de ser consciente de cosas muy sútiles en mi entorno.
  3. Suelo ser muy sensible al dolor.
  4. En los días ajetreados, suelo tener necesidad de retirarme, de echarme en la cama, buscar una habitación en penumbra o cualquier otro lugar donde pueda encontrar algo de tranquilidad y alivio frente a la estimulación.
  5. Soy particularmente sensible a los efectos de la cafeína.
  6. Me abruman facilmente las cosas como las luces brillantes, los olores fuertes, los tejidos bastos o las sirenas de policía o ambulancias.
  7. Los ruidos fuertes me hacen sentir incómodo/a.
  8. Tengo una vida interior rica y compleja.
  9. Me conmueven profundamente las artes o la música.
  10. Soy muy concienzudo/a.
  11. Me asusto con facilidad.
  12. Me agobio cuando tengo muchas cosas que hacer en poco tiempo.
  13. Cuando alguien se siente a disgusto en un entorno físico, suelo saber lo que hay que hacer para hacerle sentir más cómodo (como cambiar la luz o lo asientos).
  14. Me molesta que los demás pretendan que haga demasiadas cosas a la vez.
  15. Me esfuerzo mucho por no cometer errores u olvidarme de algo.
  16. Suelo evitar las películas violentas y las series en la televisión.
  17. Me resulta desagradable la activación que me provoca el ajetreo a mi alrededor.
  18. Los cambios en la vida me conmocionan.
  19. Suelo percibir y disfrutar de las buenas esencias, sabores, sonidos y obras de arte.
  20. Para mí tiene mucha importancia disponer mi vida de modo que pueda evitarme situaciones perturbadoras o abrumadoras.
  21. Cuando tengo que competir o ser observado/a en la ejecución de una tarea, me pongo tan nervioso/a e inseguro/a que termino haciéndolo peor de lo que podría hacerlo.
  22. Cuando era niño/a, mis padres o mis profesores me solían ver como una persona sensible o tímido/a.
Si tienes por lo menos 16 de éstas señales, eres una PAS

Muchas veces, sin embargo, la persona se siente molesta a causa de su gran absorción de información. Y, al no tener conocimiento de su rasgo, no entiende por qué no puede ser “como los demás”, no entiende por qué le molestan ciertas cosas que a los otros les deja totalmente indiferentes ni entiende cómo a los demás no les hieren o parece que no les afectan. Puede ocurrir que se sienta un “bicho raro”. Puede que, incluso, sufra por ello. También es posible que tenga la impresión de que es la única persona a la que le suceden estas cosas. Cuando hablamos de la alta sensibilidad hablamos de un rasgo que todavía no está muy (re)conocido.

La buena noticia es que sufrir no hace falta. La buena noticia es que se puede hacer mucho para encauzar la sensibilidad de tal manera que la persona llegue a disfrutar de ella. La buena noticia es que la alta sensibilidad es algo que puede enriquecer la vida de muchas maneras, tanto, que incluso podemos hablar de un “don”.

Hablamos de la Alta Sensibilidad cuando una persona posee un sistema neuro-sensorial más fino, más desarrollado que la mayoría de la gente. Como consecuencia de ello, la persona altamente sensible recibe en proporción mucha más información sensorial simultánea que alguien con una sensibilidad media. Esto, en muchos casos, puede derivar en una saturación sensorial, un bloqueo, estrés y, en último término, dar lugar a una enfermedad.

La Alta Sensibilidad es un rasgo hereditario que afecta a dos de cada diez personas, hombres y mujeres por igual.

Sí querés enterarte más sobre este tema y otros seguinos en nuestra fanpage: SABER VIVIR MEJOR


Notas Recomendadas:

¿Por qué Cuando estamos Sanando Empeoramos?

La Sanación Reconectiva: Conectar con la Fuente para Curar

Como Fortalecer y Limpiar Nuestro Campo Energético

 

Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM