Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

Es un Signo de Agua

Su Regente es la Luna

Es un Signo Cardinal

Su número es el 4

El arquetipo es “La Madre”

El signo de Cáncer es el signo de la estabilidad. Luego del vertiginoso signo de Géminis, donde todo es variación, asociaciones indefinidas y movimiento constante, el signo siguiente es sumamente estable.

Luego de tanta variedad de opciones (Géminis) el signo que le sigue (Cáncer) necesita consolidar una estabilidad y dar forma a algo. Para lograr esto, necesita aislar “algo” del resto de las posibilidades infinitas surgidas en Géminis. Por lo tanto la energía canceriana tiende a aislar en función de “gestar”, de “dar forma a algo en particular”. Para ello la energía canceriana necesita proteger, como sucede en el útero materno, o en un huevo, aquello que está formándose dentro. Frente a la multiplicidad anterior, en Cáncer energéticamente “sucede el recorte”. Es la energía que recorta: pone un límite y, en consecuencia, excluye. Aquí el zodíaco hace un “rulo” a partir del cual “algo” queda adentro y “algo” queda afuera.

En el proceso zodiacal, aquí quedó afuera todo lo que atente contra la gestación de lo que está “adentro”.

La figura arquetípica de la energía canceriana es “el útero”.  Es un ámbito aislado, separado, protegido (es el huevo) que permite cierto proceso que no podría estar expuesto al afuera, ya que es muy delicado y requiere mucho tiempo. La energía que hace huevos, úteros, madres, familias, clanes, ámbitos de pertenencia, es la energía de Cáncer. Donde hay “ámbito”, hay energía de Cáncer. Algo irá creciendo allí dentro, aunque no sepamos todavía qué, y por eso debemos protegerlo de la velocidad y la variabilidad del afuera.

Cáncer reúne y excluye…

Uno podría decir que la unión de los gametos es geminiana (relación) sin embargo debe darse en un “ámbito” apropiado para poder desarrollarse, el ÚTERO.

En ésta etapa del zodíaco como proceso aparece algo nuevo: la sensación clarísima de que hay un “adentro” y un “afuera”. Es el momento en el que comienza a definirse la “interioridad”. En este sentido, este es el signo humano por excelencia. En ésta etapa comienza a aparecer el “PSIQUISMO”, o sea, un “mundo interior”. En los libros esotéricos simbólicamente se dice que “las almas encarnan en Cáncer” (4° mes de gestación).

Entonces, en la cuarta etapa del proceso del zodíaco necesitamos cerrar, necesitamos aislar procesos y, entonces, excluimos. La asociación proteger-excluir es muy importante a tener en cuenta. Lo protector es algo que excluye por definición, excluye toda amenaza que pudiera poner en peligro lo que se está gestando en el interior. Proteger y pertenecer son movimientos energéticos que excluyen.

Esta es la energía de Cáncer en general:  

incluir algo y excluir todo lo que no es ese “algo”

En el momento zodiacal en el que Cáncer surge empezamos a acercarnos más a lo propiamente humano; comenzamos a darnos cuenta de que aquí aparece un fenómeno nuevo respecto al de los signos anteriores: la creación de un interior diferente del exterior. Aquí hay “una interioridad” y la energía se focaliza en el interior. Lo que queda afuera no va a ser seguido por la energía (aunque va a ser recuperado luego en Escorpio). En Cáncer la energía se concentra se concentra en los procesos interiores y comienza a aparecer esta percepción (muy propia de lo humano) de que “soy una interioridad que asiste a un mundo exterior…” En consecuencia, comienza a aparecer la posibilidad de algo (también muy propio de lo humano) que es “sentirse aislado”.

La energía de Cáncer es congruente con la “construcción del psiquismo”, en el sentido de la definición de una interioridad. En el plano más externo, ¿Qué es lo que me da pertenencia a una tribu, familia o comunidad?  La “identidad”. Decir “yo soy miembro de …” es algo que me da identidad. Aquí, por primera vez, aparece tematizada en el zodíaco la cuestión de la “identidad”, la “identidad por pertenencia”.

En Cáncer surge la pregunta ¿Quién Soy?

Las anteriores energías no traen la temática de la identidad. Nos damos cuenta que la energía que trae esta temática es la de Cáncer y, en consecuencia, nos vamos a dar cuenta que todo ser humano, por el hecho de ser humano, tiene energía canceriana.

Podemos constatar, leyendo libros esotéricos, que “Cáncer es el signo de la encarnación”, en el sentido que es el signo en el cual la energía toma forma o penetra en la forma. Esta forma aislará la energía y permitirá que crezca algo adentro. Entonces, aquí aparece una temática nueva que es la de la “identidad”, todavía incipiente.

Tenemos esta “identidad de pertenencia” en Cáncer, semejante a la de un niño que dice “yo tengo esta familia…” y que no tiene una identidad por sí mismo, independiente de esa familia.

Pensemos esto en términos internos. ¿Cuál es otra manera que tenemos de hacer identidad? la “Historia. Todos nos construimos una historia, lo más unívoca posible, lo más definida posible, porque esa historia nos da identidad. Es decir, la “memoria” es propia del signo de Cáncer. Ir para atrás, forjar una pertenencia por identidad con esa historia personal. Uno inventa una cierta historia, porque esa historia es lo que lo identifica. Lo importante es registrar que hay una modalidad de la identidad que dice “yo soy esta historia…” Es una identidad que no tiene que ver con el “aquí y ahora”, con lo que siento que soy, sino que se da en el recuerdo.

Cuando están con una persona de Cáncer  ustedes van a sentir que se tranquilizan, se calman y hacen “cuevita”. Si son parte de su “clan” los harán sentir en el “nido”. Seguramente Cáncer siempre los invitará a su casa y es más difícil que vaya a la casa de ustedes, porque ama estar en su casa, allí donde ha puesto mucho afecto.

Adentro de la “cueva” o del “clan” Cáncer se siente segurísimo, ahora sale a la esquina y aparecen todas sus inseguridades.

Cáncer no es el “líder del clan” sino que es la energía del clan misma. Es la persona que siempre va a estar cuidando de que el clan, la familia y más en extenso, la comunidad a la que pertenece, estén bien. Para un canceriano es muy importante la familia, los ancestros, los recuerdos, la historia compartida.

photo-1461360370896-922624d12aa1

La persona canceriana se siente cómoda en ámbitos afectivos, no está preparada para ámbitos de poca afectividad o muy mentales. Donde hay afecto su energía circula y entonces se relaja. Si percibe que no hay afecto, entonces se va a crispar y, como el cangrejo, prepara las defensas, se pondrá muy introvertido y estará lo menos posible.

Los cancerianos tienden a aislarse, porque: o bien “pertenecen” y resultan muy sociables y conectadas en el ámbito de pertenencia, o bien se colocan fuera del ámbito de pertenencia y se ponen tímidas, se cierran y se muestran hurañas, perdiendo toda la cualidad de extrema dulzura, sensibilidad y afectividad que las caracteriza.

Como padres los de Cáncer pueden ser muy sobreprotectores y sufrir mucho “el nido vacío” cuando sus hijos crecen y hacen su vida.

Cáncer no es una energía objetiva. No le gusta hablar de “problemas” ya que le cuesta objetivar situaciones. Su reino es “el reino de lo subjetivo”. Aclarar cuestiones con Cáncer implica un riesgo, porque es muy fuerte el temor que siente de perder el afecto, a que aparezca algo que genere separación, por lo tanto tiene una tendencia fuerte a la negación de cualquier realidad que pusiera en juega la estabilidad de su clan, familia, pareja y demás. Se niega a confrontar la realidad muchas veces, sosteniendo ilusiones y fantasías muy lejanas a lo que realmente es. Con tal de evitar confrontar y romper el huevo, suaviza y justifica situaciones que otros signos no estarían dispuestos a soportar.

modern-family-pictures-in-utah-1-300x200

Para Cáncer por ejemplo, una separación, un divorcio es una situación muy traumática. Se sentirá muy vulnerable y se podrá muy mal. No es fácil “armar otro clan”. La pérdida de una familia es, para alguien de Cáncer, algo muy doloroso que provocará una herida que tendrá que curar en un periodo muy largo de aislamiento. Un divorcio implica quedarse confinado en su casa durante años hasta que “cicatrice la herida”, o bien actuar el mecanismo reactivo contrario que sería buscar un reemplazo inmediato. Esas son las dos estrategias posibles.

Cáncer es “energía de dependencia” y así como Aries tendrá que aprender a registrar al otro, Cáncer tendrá que ir aprendiendo a ser más independiente.

Para Cáncer llorar es algo natural. Jamás va a connotar negativamente el llorar. Si la cultura es demasiado tradicional y estructurada, un hombre de Cáncer que no se permita llorar empezará a reprimirse y a desarrollar todo un sistema de defensas bastante complejo. Es típico del adolescente canceriano por ejemplo, aprender Karate, ponerse muy violento y agresivo, hacer una sobrecompensación poniéndose muy duro por afuera, formando un “cascarón”. Esta sobrecompensación generalmente sucede en la adolescencia, porque es cuando la sensibilidad y la vulnerabilidad empieza a ser más criticada en el varón por sus propios compañeros. No se trata que necesiten el reconocimiento de los demás, sino que necesitan afecto, no sentirse excluidos.

photo-1419090960390-4969330366ab

Como son física y motrizmente…

Son de formas más bien redondeadas, tranquilos, de movimientos lentos. Pueden tender a meter el plexo solar para adentro, o bien, sobrecompensando, ponerse muy desafiantes. Por ejemplo, “los matones” son bien cancerianos: fuera de la patota o grupo no funcionan.

Como son emocionalmente…

Muy sensibles, muy emocionales, muy susceptibles. Este es un rasgo complejo de la psicología canceriana: es muy fácil herirlo. Es casi inevitable. Lo que para otros signos es una caricia, para Cáncer es un rasguño. Como es muy delicado, nunca va a ser directo. No hay que decirle a un Cáncer lo que piensan de él de golpe porque no lo soportaría. Para hacerlo hay que preparar el clima, el momento adecuado y hacerlo con mucho afecto para no lastimarlo.

Profesiones arquetípicas cancerianas…

Político (pertenencia a un partido), maestra jardinera, pediatra, psicólogo, devoto de alguna religión, historiador, mafioso, constelador familiar…

Lugares Cancerianos…

Las Instituciones en general, los clubes,  las religiones, las sectas. Y por supuesto, las casas, los nidos y los úteros.

Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM