Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

¿Cómo puede la actividad física convertirse en un estilo de vida?

Si usted no es activo físicamente, es posible que le hayan recomendado comenzar a desarrollar este hábito, ya que la actividad física regular reduce el riesgo de enfermedad del corazón y ataque al cerebro. También le ayuda a reducir o controlar otros factores de riesgo como presión arterial alta, colesterol alto, sobrepeso y diabetes. Pero los beneficios no terminan ahí. Usted puede lucir y sentirse mejor, ganar fuerza y flexibilidad, tener más energía y reducir el estrés y la tensión.

¿Cómo empiezo?

Comience lentamente, ¡no exagere!

• Elija actividades que le gusten. Escoja una fecha de inicio que le resulte conveniente y le brinde suficiente tiempo para comenzar su programa. ¡Caminar es una excelente forma de empezar!

• Use ropa y calzado cómodos.

• Intente hacer ejercicios siempre a la misma hora para que se convierta en una rutina.

• Beba agua antes, durante y después de cada sesión de gimnasia.

• ¡Use el sistema de amigos! Pídale a un amigo que comience el programa con usted. • Propóngase una rutina de ejercicios aeróbicos semanales de, al menos, 150 minutos de intensidad moderada, o 75 minutos de intensidad vigorosa. Si tiene presión arterial o colesterol altos, intente hacer al menos 40 minutos de actividad física modarada-intensa al menos de 3 a 4 dos días por semana.

• Si pierde un día, planifique recuperarlo otro día.

¿Qué me hará continuar?

• ¡Haga que su familia participe en la actividad física! Es ideal tener su apoyo y además les inculcará un importante hábito de salud.

• Únase a un grupo de ejercicios, club de salud o centro comunitario.

• Elija una actividad que sea de su agrado y asegúrese de que sea conveniente para usted. Si depende del clima, tenga un plan B para los días de mal tiempo (por ejemplo, cuando llueve camine por el centro comercial en vez del parque).

• Aprenda un deporte nuevo que le resulte atractivo, o tome clases para mejorar el que ya conoce.

• Haga diferentes actividades: una caminata enérgica un día, nade al siguiente, ¡salga a dar paseos en bicicleta los fines de semana!

• Convierta la actividad física en rutina, para que se vuelva un hábito.

• Si deja de practicar durante un tiempo, ¡no pierda las esperanzas!, vuelva a empezar lentamente hasta recuperar el ritmo.

¿Qué más debo saber?

• No se compare con otras personas. Su objetivo debe ser la salud y la aptitud física personal.

• Piense si le gustaría entrenar solo o con otras personas, en interiores o en exteriores, qué hora del día es mejor y qué tipo de ejercicio le gusta hacer.

• Si siente deseos de dejarlo, recuerde las razones por las cuales empezó. ¡También piense en lo lejos que ha llegado!

• No se exija demasiado. Debe poder hablar durante los ejercicios. Debe poder hablar durante los ejercicios.

Artículos recomendados

Fuente: American Heart Association

Dale Like y Síguenos!
Facebook
Facebook
Twitter
INSTAGRAM